Problema del TDAH

 

Primero: Según la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica, entre el 5% y el 6% de la población entre 6 y 16 años padecen TDAH, esto es que estamos hablando de un millón 600 mil niños y niñas, de las cuáles sólo el 8% está diagnosticado y tratado. Estas cifras lo revelan como un problema de salud pública.

Segundo: La estructura del sistema de salud nacional es notoriamente insuficiente para atender debidamente a este volumen de niños y sus familias. México cuenta con sólo 150 neuropediatras y 200 paidopsiquiatras y un solo hospital psiquiátrico infantil público (SERSAME, 2005).

Tercero: Existe carencia de recursos económicos tanto institucionales como familiares para enfrentar los impactos de este problema cuando no es diagnosticado y tratado a tiempo.

Cuarto: Es evidente la falta de conocimientos científicos sobre el TDAH, pues ni maestros, ni padres y demás actores de la sociedad comprenden y saben manejar de forma adecuada este trastorno.

Quinto: En México no existe la cultura de trabajar interdisciplinariamente en coordinación con los padres; no se diga entre los profesionales necesarios para tratar este problema (el médico, el pedagogo, el psicólogo y la trabajadora social)
En conclusión, la mayoría de las personas o no tienen recursos o no tienen acceso al médico, es como un cuello de botella.